[Videojuegos] Breath of the Wild - diario de un viajero, parte 8 - Revista Level Up

728x90 AdSpace

Trending
sábado, abril 22, 2017

[Videojuegos] Breath of the Wild - diario de un viajero, parte 8

Por Luis Rodríguez

El telón va cerrándose para Breath of the Wild a puertas de los siguientes lanzamientos para la consola Nintendo Switch. Esta semana la ruta de este viaje fue hasta la Montaña de la Muerte, con tal de capturar a la última de las bestias divinas, Van Rudania. Y es significativo ahora que el Volcán Turrialba y el Poás hacen de las suyas en el país.



Mi punto de ingreso a la montaña fue desde su cara Este, desde las inmediaciones de Akkala. El paisaje rápidamente comienza a parecerse como el que se puede ver en las cercanías de un volcán real, donde el verde va cediendo espacio a un ambiente mucho más agresque, siempre hacia arriba.



No tardaremos en empezar a encontrar pequeños estanques de aguas termales, las cuales ofrecen la posibilidad de recuperar la salud. Y cerca de la zona del rancho, pudo encontrar a un NPC bastante especial, su nombre es Orren, y es aquel que muchos fans señalan como ser el tributo dado por Nintendo para el fallecido Robin Williams



Orren pareciera ser un NPC como cualquier otro, pero no, no nos brinda misiones ni información pertinente, pero camina, avanza y regresa a su lugar, no se decide y en cuanto ve a cualquier enemigo se aterroriza, y si derrotamos a ese enemigo y acudimos a él rápido nos dará una recompensa de rupias, y seguirá avanzando y retrocediendo, sin decidirse de si ir a Ciudad Goron o no. Intenté jugar un rato el juego de Orren, hasta que avanzó directamente a un Guardian, tras vencer al mismo rápidamente con una flecha no pude lograr que Orren avanzará más, se quedó en un ciclo de avanzar y retroceder en el cual perdí la paciencia. El averiguar si Orren puede efectivamente llegar a Ciudad Goron, será una tarea para después.



Después del rancho, el proseguir se dificulta dado que la temperatura es tan alta que solo los Goron puede tolerarlo, de hecho las ropas de Link y armas de madera se incendiarán. Únicamente con el uso de Pócimas Ignifugas, nos protegerán del calor intenso. Como consejo, evite utilizar las flechas explosivas, volcanes y pólvora no son una combinación segura.



Cuando estemos suficientemente cerca de la montaña, esta comenzará a temblar de vez en cuando, lanzando piedras incandescentes que darán algunos problemas, y cerca de este lugar, Link verá por primera vez a Van Rudania, que camina a lo largo de la ladera del volcán, haciéndole la vida imposible a los goron que ya no puede acercarse para extraer las piedras que comen o comercializan.



Tras superar el paso por varias de las minas, Link puede finalmente llegar a Ciudad Goron, en donde una estatua gigante de Daruk, el campeón que controló a Rudania en el pasado. Afortunadamente allí podremos adquirir una armadura especial que nos permitirá seguir adelante sin depender de las pócimas.




El pueblo de estos simpáticos sumos esta compuesto de puentes de roca sobre un lago de lava, dominado en su centro por la casa del Jefe Goron, Gorobu, que por su edad tiene serios problemas de espalda. Gorobu tenía planeado ir y darle una lección a Van Rudania, pero su malestar se lo ha impedido, pero un joven goron ha ido a buscar la medicina que necesita para retornar a sus obligaciones, nada más que el muchacho no ha regresado. Así que será la misión de Link encontrar al Yunobo



Yunobo tiene varias características bastante particulares, para empezar es descendiente directo de Daruk, motivo por el cual se dice heredó su poder de Protección, un escudo de energía que evita que cualquier cosa lo pueda dañar. Desgraciadamente, Yunobo le tiene  miedo a todo.



Tras rescatarlo, Yunobo parte para darle la medicina al jefe, para que ambos puedan ir y vencer a Rudania. Algo me dice que las cosas no serán tan sencillas. 



Efectivamente, la próxima vez que vi al Jefe, las cosas estaban justo como antes de ir por Yunobo, el cual fue enviado a las cercanías del Puente Eldin, y el Jefe, ya sano, no hacía nada más que alardear, y entre uno de esos arrebatos, su espalda volvió a entrar en estado no colaborativo. ¿Es en serio Gorobu? Al menos el viejo me dio un recuerdo del tiempo en que Link y Daruk luchaban hombro a hombro.


Pasado el puente Eldin, Yunobo esperaba, y tras casi morir del impacto de saber que de nuevo el Jefe no vendría, ambos inician el reto de perseguir a Rudania y para intentar crear un espacio por el cual, Link pueda ingresar a la misma.



El método será usar unos cañones localizados en diferentes partes y usar a Yunobo como bala, por supuesto gracias a su poder de Protección, que impedirá que no se haga una pasta tras el primer impacto. Pero del dicho al hecho existe un pequeño problema: Rudania.



Al sentir la cercanía de los muchachos, la bestia dejará salir un enjambre de pequeños guardianes voladores, que buscan por intrusos, y hacerlo, la Rudania hará que la montaña desate su furia contra nosotros. Así que Link deberá avanzar sigilosamente, usando su silbido para caballos, para indicarle a Yunobo cuando detenerse o avanzar, haciendo que en ocasiones parezca que es una película donde sus interpretes huyen de un OVNI.



Cada vez que le demos un cañonazo a Rudania, se irá replegando, y el reto para evadir a los mini guardianes será mayor, hasta que lleguemos a un momento en que Rudania, tan debilitada, se vea obligada a descender al interior del cráter para apagarse momentáneamente, momento en que Link, guiado por Yunobo, deberá aprovechar para, en un marco impresionante, ingresar a la última de las bestias divinas.



Al activar el punto de navegación, la voz de Daruk nos dará la bienvenida, lo cual es definitivamente una avance en comparación al malagradecido de Revali. Nuestro objetivo como en las otras ocasiones, será que Link pueda llegar hasta la consola que tiene el mapa; pero existe un pequeño problema: el interior de Rudania es muy oscuro.



Una flama azul nos permitirá, con una antorcha, abrirnos camino dentro de Rudania hasta encontrar la consola que nos da el mapa, y que satisfactoriamente, enciende las luces al abrir dos compuestas en el techo, haciendo que nuestro trabajo se realice tanto en el interior como exterior.



Con el mapa, se activará una función especial de desplazamiento de Rudania, al igual como sucedió con Naboris, Ruta y Medoh, pero que en su caso, el mecanismo hará que la bestia asuma una posición horizontal o vertical, movimientos que al alternarnos nos permitirá alcanzar las otras consolas para ir activando sus mecanismos y poner a Rudania de nuestra parte.



Al finalizar este proceso, Link es esperado por La Ira del Fuego de Ganon, el jefe de esta Bestia. Su principal característica es la fuerza, así como la violencia de sus ataques, liderados por un poderoso gancho que hace 100 años, venció al noble Daruk. El engendro se mantiene lejano a Link, arrojando un baño de fuego que intenta distraernos para acercarse y dañar con el gancho que es su arma principal. Las flechas de hielo serán nuestro mejor aliado para crear las oportunidades para atraer al monstruo al piso y dañarlo con nuestras armas más fuertes.



Luego de vencer a este enemigo, Daruk quedará por fin libre, otorgándonos su ancestral poder de Protección. Un emotivo momento se da cuando Daruk, tras colocar a Rudania en posición para poner en la mira el Castillo de Hyrule, observa en las faldas del volcán al joven Yunobo, lo cual le devuelve la esperanza al viejo líder, que puede comprobar que su raza sigue fuerte, y es que para el muchacho el ver a su antepasado pareciera inyectarle la confianza que tanto necesitaba.


Y es que un efecto similar sucede en las otras zonas, donde con la liberación de las almas de los campeones difuntos, se da una especie de pase de antorcha entre las generaciones, para que Sidon, Riju, Yunobo y Teba, sean los nuevos campeones de sus razas.



Link ha conquistado a las cuatro bestias divinas, proceso que inició hace poco más de un mes al arremeter contra Van Naboris en el desierto de Gerudo, ahora solo queda un paso más para salvar a la princesa Zelda y “finalizar” este camino antes de la salida de Mario Kart. Próxima parada: Ganon.

***

Luis Rodríguez - Ingeniero informático y escritor. Fiel defensor de Megaman y Metroid. Apasionado de los vídeo juegos de la Gran N. Escribe regularmente en nuestra sección de Nintendo CR.

[Videojuegos] Breath of the Wild - diario de un viajero, parte 8 Reviewed by Esteban on 4/22/2017 Rating: 5 Por Luis Rodríguez El telón va cerrándose para Breath of the Wild a puertas de los siguientes lanzamientos para la consola Nintendo ...

No hay comentarios:

Siempre es un honor tenerte por acá. Gracias por compartir tu opinión con nosotros.