[Análisis] For Honor (PC, Xbox One, PS4) - Revista Level Up

728x90 AdSpace

Trending
jueves, febrero 02, 2017

[Análisis] For Honor (PC, Xbox One, PS4)

Por Pablo Vargas.

Pocos días nos separan para la llegada oficial de For Honor, uno de los juegos más esperados del año cuando debute en el mercado internacional el próximo 14 de febrero. En Revista Level Up pudimos probar recientemente la beta cerrada de Ubisoft, una demostración para prensa y usuarios ejecutada el pasado fin de semana y que nos permitió ampliar la experiencia vivida en directo desde el mítico Los Angeles Convention Center cuando probamos por primera vez las alphas presentadas en el showfloor de Ubisoft durante el E32015-2016, y así ir despejando poco a poco las dudas entorno al juego y la eterna pregunta del millón: tras la mostrado en la beta, ¿vale la pena reservar For Honor? Estas son nuestras primeras impresiones.


Para responder a la pregunta del millón tendremos primero que desgranar a profundidad una demo -a estas alturas del partido, poco queda de beta-, del modo multijugador (sí, For Honor tendrá modo campaña para un solo jugador) que nos ha sorprendido con salirse un poco de lo tradicional de estos ejercicios de prueba al mostrar de golpe una buen cantidad de contenido que aporta variedad a la propuesta. Así, nos encontramos particular conjunción guerreros y guerreras que proceden de tiempos ancestrales para librar una batalla eterna entre 3 facciones (Samuráis, Vikingos y Caballeros) con características muy distintas entre sí, tanto de personajes como estilo de juego. Mientras los 'Vikingos' se centran principalmente en el ataque directo y los movimientos impredecibles, siendo prácticamente implacables ante los rivales que se resisten a cubrirse; los 'Samuráis' prefieren ofrecer movimientos más técnicos y eficaces, aunque su disciplina será un punto en contra ante los enemigos que conozcan sus técnicas; y finalmente los 'Caballeros', que vienen a a aportar un punto equilibrado entre técnica y ofensa, sin terminar de sobrepasarse en una u otra.


Esto es algo que ha aportado mucho juego al permitir dentro de las mismas categorías 3 tipos diferentes de jugadores por categoría (9 en total) que iban traduciendo el sistema de combate -que asigna puntuaciones acorde con el cumplimiento de objetivos en batalla-, en nuevos personajes desbloqueables. Un detalle interesante en este apartado inicial, es que a pesar de que el juego nos sugiere escoger una facción, diseñar nuestro propio escudo e insignia de nuestra casa ancestral y crear nuestra propia versión de luchas entre los Stark y los Lannister de Game of Thrones en For Honor, el título nos permite previo al inicio de cada combate escoger la facción y jugador que queremos usar antes de encarar un nuevo duelo. Esto ha sido muy importante a la hora de afrontar distintos tipos de jugadores sin perder versatilidad.

Nueve de las clases de combatientes que tendremos en For Honor
Por ejemplo, dentro de la línea de Caballeros, Vikingos y Samuráis nos encontramos con tres iniciales de peso pesado: Guardiana, Invasor y Kensei. Después de cada batalla, los puntos de experiencia adquiridos nos permiten subir de nivel y a su vez canjear las monedas recolectadas por nuevos guerreros(as) con diferentes estilos de combate. Esto abre la posibilidad de "adquirir" nuevos combatientes dentro de la misma facción pero con habilidades, técnicas y combates más diversos. Así, en la facción de Caballeros, podemos intercambiar entre la Guardiana, una luchadora de vanguardia con capacidad cobertura fija que es pieza clave para hacerle frente a jugadores que usen ataques rápidos, a la Pacificadora, una asesina intermedio de contra ataque rápido muy letal para encarar a jugadores que utilicen combatientes más pesados, o una Invasora en la facción de Vikingos que con escudo pueda cambiar entre cortes sinuosos y manos dobles pesados.

Un control simple en el papel, complejo y emocionante en la práctica
Si a esto sumamos que los puntos ganados pueden ser intercambiados por armas de ataque rápido, como bombas de dimerita, ballestas, lanzas cortas y otros artilugios de combate, aunado a la capacidad de dotar a nuestras armas de venenos, retardantes de movimiento e incluso aceleraciones de hemorragia, nos encontramos con una interesante ventana de posibilidades para encarar los diferentes enfrentamientos, otorgando a cada jugador una amplia gama de oportunidades para ir definiendo un estilo táctico que mejor se acople a nuestro estilo. Y esto es sin duda uno de los aspectos que más nos han gustado de For Honor, al no tratarse de un juego de machaca botones en que una sola tecla sirva para cubrirse y otra para atacar, siendo todo lo contrario, a través de un juego fácil de entender, pero complejo de dominar por las diferentes modalidades que el juego presenta.


Un claro ejemplo de esto lo vemos en los combates de duelo contra la IA u otros jugadores, en el que las 'Flechas' del control sirven para pasar de cobertura (si el rival hace ataque aéreo debemos cubrirnos con 'Flecha arriba', pero si es lateral usar la 'Flecha izquierda' o 'Flecha derecha' para mantener la guardia y poder contrarrestar el impacto) y cuestión de micro-segundos pasar rápidamente a combate observando los movimientos de defensa del rival y atacar la posición contraria (si el rival cubre su guardia superior con la 'Flecha arriba', pasar nosotros a cambiar la posición de ataque por la izquierda) con el riesgo de descuidar nosotros la guardia superior e izquierda que poseíamos con una combinación mortal de ataques superiores bien contrarrestados pero una fugaz intervención por la derecha, izquierda y ataque superior que nos haga terminar masacrados en cuestión de segundos -algo que pasará con más frecuencia de la que deseamos-, y que sirve para premiar o castigar la menor desatención en los combates directos.

Cambiar de cobertura-ataque en el momento justo y correcto será fundamental para no ser masacrados
Este componente, que suena increíblemente sencillo en la teoría pero resulta bastante complejo -y adictivo-, en la práctica, es uno de los factores que consideramos serán piezas fundamentales en el éxito que pueda tener For Honor, al otorgar al jugador una mezcla de emociones que puedan pasar rápidamente de la alegría a la frustración pura, generando altas horas de adrenalina entre cada combate y proporcionando una experiencia completamente diferente a lo que nos tienen acostumbrados los juegos de combate en línea. Si a esto sumamos la variedad de estilos de cada guerrero(a), ataques y personalización de combatientes, el juego en la beta nos hizo consumir fácilmente las 20 horas sin querer despegarnos del campo de batalla, algo que habla muy bien del nivel de rejugabilidad y adicción que engancha al título de principio a fin, especialmente por su capacidad de personalización de armas y despojos recolectados tras cada batalla -que podemos equipar, vender o desmontar-, para mejorar nuestras armas y armaduras previo al siguiente combate.


La variedad de combates también es otro punto clave que nos ha permitido disfrutar For Honor durante su beta cerrada, al otorgar 3 modalidades combate: Dominio, un clásico 4 contra 4 en el que debemos acabar con la moral del equipo rival -consiguiendo puntos por matar a enemigos, capturando zonas específicas y ejerciendo tu control sobre ellas durante un tiempo-, y después eliminarlos a todos durante la retirada; Peleas en las que libramos una fuerte batalla a muerte 2 versus 2 de tres rondas en las que no hay reapariciones y las arenas de batalla están llenas de trampas y salientes que podemos usar a nuestro favor; y finalmente los tradicionales Duelos de combates individuales de PvP en el que luchamos por el ser el último hombre en pie de tres rondas de cinco en alguna de las arenas, sin uso de proezas ni radar, lo que sirve de ejercicio práctico para mejorar nuestras habilidades de combate directo y perfeccionar la técnica que mejor se integre a nuestro estilo.

Un mal movimiento y está leyenda será una constante en los primeros días de juego
Un cuidado apartado gráfico y una espectacular banda sonora digno merecedora de un 10/10 por su capacidad de sumergirnos en la emoción de estos brutales combate, se se suman a una serie de animaciones de combate -las ejecuciones son un verdadero deleite de emociones y adrenalina-,  y las brillante fluidez de movimientos que en ningún momento hacen sentir el juego tosco o pesado, se convierten en bazas claves de For Honor para una compra casi segura para todos aquellos que hayan dedicado una buena docena de horas a juegos como The Witcher 3 (en su modo oscuro) y Dark Souls con su dificultad infernal por defecto, por el nivel de complejidad de combate, adicción jugable y satisfacción personal que provoca el juego a la hora de empezar a dominar las diferentes técnicas de combate casi por completo.

Ubisoft se ha lucido en el desarrollo de un impecable apartado gráfico
Es claro a su vez que atrás deben quedar factores como la saturación de servidores -como pudieron ser testigos nuestros lectores(as) durante los diferentes Let's Play que realizamos durante la beta-, y que generaron una serie de parones no programados -de no más de 5 minutos, todo sea justo mencionarlo-, para correcciones sobre la marcha que Ubisoft aprovechó para ajustar tuercas y continuar con las demostraciones, algo completamente comprensible, pero que esperamos sea solucionado de cara a la beta abierta para PlayStation 4, Xbox One y PC. Asimismo en la lista de sugerencias, esperamos que la integración de nuevas facciones sea parte de las diferentes contenidos descargables que Ubisoft ha anunciado llegarán de forma gratuita durante el primer año de lanzamiento, deseando ver de lleno la llegada de otras culturas y facciones guerreras que dejaron su huella en la historia, como lo fueron los Mongoles, los Hunos, los Visigodos y porque no, hasta el misma guardia romana que tantas pasiones y admiración ha despertado a lo largo de los años.


De momento, tras probar la beta de su modo multijugador y a la espera aún de la campaña individual -que se calcula rondará las 20-30 horas-, en el que podremos seguir la historia de los tres personajes iniciales (Kensei, Guardiana e Invasor) hasta llegar al climax de conflictos entre las 3 facciones, podemos decir con propiedad que si tan solo por el multijugador se tratase, For Honor se perfila como un juego de compra casi obligatoria de aquellos que disfruten los MBOA en tercera persona, pero sobre todo de aquellos jugadores que desean su buena dosis de combates diarios contra otros usuarios, no le temen a los retos tácticos y desean experimentar en carne propia las fuertes, adictivas y satisfactorias emociones que el juego nos ha brindado en su beta cerrada y que podrán disfrutar en la beta abierta a celebrarse del 9 al 12 de febrero en PS4, Xbox One y PC.

***
Pablo Vargas - Ingeniero industrial. Director y fundador de Revista Level Up. Autor de la novela “El Hombre de la Rosa Negra” (ULACIT, 2009), el microrrelato “Un café para celebrar” (Editorial Costa Rica 2012) y el blog "Rincón de un escritor". Actualmente se encuentra trabajando en su nueva producción "Nueve minutos para la media noche" y escribe regularmente en los blogs de la casa de 89decibeles, la revista IT Now y el periódico 'La República'.
[Análisis] For Honor (PC, Xbox One, PS4) Reviewed by Pablo Vargas on 2/02/2017 Rating: 5 Por Pablo Vargas. Pocos días nos separan para la llegada oficial de For Honor , uno de los juegos más esperados del año cuando debute...

No hay comentarios:

Siempre es un honor tenerte por acá. Gracias por compartir tu opinión con nosotros.