[Editorial] Crecer jugando: la experiencia de una vida como gamer - Revista Level Up

728x90 AdSpace

Trending
lunes, septiembre 12, 2016

[Editorial] Crecer jugando: la experiencia de una vida como gamer

Por Valeria Castro
La experiencia de un videojugador -o gamer como se le conoce en inglés-, podemos definirla fácilmente como el tiempo dedicado a la perfección de un videojuego, pero esto es algo más que eso. En muchas veces es más que comprar la consola, obtener un juego y terminarlo, es una experiencia de la cual muchos nos enamoramos, y se vuelve parte de nuestras vidas. A ningún jugador se le olvidan sus primeras experiencias, descubriendo este mundo tan fascinante, que le gusta, que no, cuales prefiere jugar con amigos o solo. Pero la práctica en este mundo nos llena de historias buenas, interesantes o inclusive malas.

Siempre he creído que ser un "gamer" no es tener todos los juegos y todas las consolas del planeta, para mí es un sentimiento más allá de la cantidad, es lo que sientes cuando lo juegas, como te haces parte de él, todo lo que nos enseñan y compartes. La sociedad encierra muchas veces a un videojugador como la “típica persona que lo único que hace por su vida es jugar”, un ser humano sin metas ni aspiraciones y con un interés nulo sobre otras cosas o temas. Estos nos ven de manera incorrecta y sentimos que por más que intentemos explicarles, nunca lo entenderán, es como decir que un platillo no te gusta , si no lo has probado.


En mi experiencia, desde niña he tenido una gran pasión por los videojuegos, empezando con mi hermana, la que me enseñó a jugar, pero al mismo tiempo por ser la menor, me jugaba "sucio"  al desconectarme el control, (creo que esto es una ley universal de hermandad) pero a fin de cuentas nada me detenía al pasar los años, para que esta pasión siguiera creciendo, especialmente con los videojuegos de lucha, aventura y automóviles. Algo muy curioso durante esta etapa, fue que conforme crecía, mi experiencia se volvía mas grata, y me empece a tomar en serio todo lo necesario para ser una excelente jugadora (aunque todavía trabajo en eso), por ende al jugar con mi hermana, por fin me pude “vengar” por jugarme "sucio" cuando era pequeña, y comencé a ganarle (si, venganza, dulce venganza). También recuerdo cuando todos los vecinos nos reuníamos a jugar, planeábamos pijamadas o una tarde en la sala de alguna casa para jugar con el Nintendo 64, especialmente Mario kart (me sucedía mucho cuando jugábamos batallas, como era la menor se aprovechaban de mi inocencia… y siempre me convertía en “la bomba”).

El viejo truco del control desconectado: clásico de los hermanos mayores
Cuando mi papá compro una Pentium 3 fue lo más cool del mundo para mi hermana y yo. Recuerdo que corrimos al cuarto para ver que traía, y desde ese día la encendíamos para jugar “Pinball” ya que la computadora obviamente no tenia nada más interesante en ese entonces. Al tiempo le instalamos Grand Theft Auto 3, Mortal Kombat 3, Worms Armageddon, entre otros y por supuesto los famosos emuladores de varias consolas, las cuales por el momento tampoco teníamos (lo que ahora es una locura, ya que no sabemos donde ponerlas ni con cual jugar).

GTA III: nuestro juego no apto para menores que casi quema mi Pentium 3
Por alguna extraña razón, tenia videojuegos que obligatoriamente tenía que jugar  cuando estaba en vacaciones (en la escuela y colegio) como Metroid Fusion, MK3, Super Mario World 3, Dino Crisis, NFS Most Wanted, y una enorme cantidad de juegos, que si sigo, no termino nunca este editorial. Claramente no me alcanzaba el tiempo, muchas veces para jugarlos todos, no sólo porque no me alcanzaban los días, sino también porque mi mamá no me dejaba pasar muy pegada a la compu o consola por el consumo de electricidad.

Por otro lado, creo que las experiencias malas vienen de la sociedad que juzga, y bueno de  personas que creen que la vida es un juego, es decir tomarse muy personal lo que ocurra cuando compartan con sus amigos, lo cual nos hace recordar la importancia o más bien el propósito universal de los videojuegos: disfrutar. Se comparte, se disfruta, aprendemos y podemos enseñar a los que desean ser mejores en el juego que les apasione.  Por eso es una experiencia mala, buena, graciosa o interesante que nos une y nos da siempre de que hablar. Porque al final, son más los momentos graciosos y buenos que disfrutamos durante la infancia.

Multijugador a doble pantalla: nuestra infancia en una imagen
¿Quién no recuerda en su infancia cuando planeaban una tarde para jugar y comer “comida chatarra”, en la casa de uno de tus amigos o en los lugares donde alquilaban las consolas?, Son excelentes recuerdos ¿cierto? . Y  lo mejor es poder continuar con esta gran tradición, ya adultos. Y por eso en Revista Level Up, quisimos conocer más sobre la experiencia de nuestros editores sobre ese bello proceso que es crecer jugado. 

David Arias

Mi experiencia con el mundo "gamer" comenzó a una edad muy temprana, cuando mis papás me compraron un Atari, también recuerdo que de vez en cuando mi papá me llevaba al centro comercial “El Dorado” y ahí se encontraban las famosas "maquinitas de arcade" . Con 50 colones en esa época de principios de los 90’s me compraban dos fichas y yo era muy feliz jugando. Juegos como Galaga, Pacman, Street Fighter, las Tortugas Ninja y muchos juegos más que  conformaron parte de mi infancia Gamer.

Por ahí del año 96\97 comencé a tener contacto con los ordenadores y pude disfrutar de muchas más aventuras entre las que destaco "El Príncipe de Persia”, Quest for Glory, Prehistorik 2, Duke Nukem, Aladdin y muchos más. También tengo muy gratos recuerdos del primer Super Mario que jugué en una consola Nintendo o Super Nintendo, no lo recuerdo bien.  Luego llegó el Sega, Play Station, Sega Dreamcast, Play Station 2 y muchas otras consolas más de las que recuerdo nunca llegué a tener por que mis padres "satanizaban" todo eso, pero siempre después del colegio o en mis ratos libres me iba a pagar para jugar aunque fuera un par de horas a la semana.


Sin duda, mi experiencia como videojugador ha sido muy rica, ya que he podido disfrutar de casi todas las etapas de lo que fue la "vieja escuela gamer", sin embargo con el pasar de los años mi inclinación se fue más hacia los juegos de PC.  Actualmente tengo 31 años y no cuento con ninguna consola, pero eso no ha sido impedimento para que en su momento haya podido disfrutar de toda la riqueza que ofrecen los juegos de nueva generación que encontramos en Xbox, PlayStation 3 y 4, y no hay que olvidar a la consola Wii.

La experiencia mala que tuve fue cuando estuve en el colegio, ya que desarrollé mucha adicción y eso me perjudicó unos años en mis estudios, pero fuera de eso, creo que nada más.

Rosa Leitón

Mi historia jugando videojuegos inició con un NES, sin embargo este no duró mucho. Me acuerdo del día que se quemó, estaba jugando Contra con mi hermana y se fue la luz, oí a varios adultos decir que habían "luces" sobre el aeropuerto y desde ese día digo que los Aliens me quemaron el Nintendo.

Luego mi padre decidió no comprar otra consola ya que había una Macintosh en la casa (cuando la manzana era multicolor) y prefirió que jugáramos en ella ya que él casi no la usaba. Luego de esa Macintosh vino una IBM con Windows 95, con esta computadora aprendí muchas cosas y usando DOS para correr los juegos me sentía como toda una informática. En esta computadora conocí los juegos de Aventura Gráfica y se convirtieron en mi género favorito y mi obsesión.


De niña me sentía diferente ya que no conocía a nadie aparte de mi hermana que jugara en PC, así que no teníamos a nadie con quien compartir sobre estos juegos. Gracias al Internet conocí personas que jugaron con PC en los 90’s, así conocí a Pablo (director de Revista Level Up) y a Federico (mi mejor amigo varón).  Sin embargo en Internet no sólo se conocen amigos, si no que también conocí el ambiente machista y tóxico de la comunidad "Gamer".

Ser mujer en esta comunidad es un poco difícil, ya que hay gente que te trata como un bicho raro de circo, gente que te acosa, te insulta y te devalúa por ser mujer; pero por dicha he notado que este tipo de comportamiento tóxico ha ido mermando con los años. En general espero seguir jugando hasta el día en que la artritis me lo impida.

Carlos Alvarado

De pequeño quería ser Link y Maestro Pokémon. Los videojuegos forman parte de todos mis recuerdos y mis luchas. Los cuadernos de la escuela estaban llenos de garabatos del héroe del tiempo, de mapas y estrategias; mi dinero de la escuela estaba destinado a pagar horas de "A Link to the Past" en un 'vídeo' cerca de mi casa; navidad era tiempo de consola nueva y héroes. 

Y es que desde niño la ruta del héroe siempre me ha fascinado e influenciado; los inicios del protagonista, sus descubrimientos, colegas, caídas y triunfos han motivado diversos puntos en mi vida.  Rescatar a la hermana de Banjo era personal, encontrar a la princesa era prioridad, derrotar al jefe era necesario. Si traducimos el mensaje a nuestras diarias complicaciones, la carga se hace menos pesada: Harvest Moon nos recuerda cómo agregar paciencia y dedicación a la fórmula, The Legend of Zelda nos enseña que la humildad y el bien siempre triunfan y Dark Souls nos revela que hasta la tesis universitaria más larga se puede vencer.

Parte de por qué creo que los videojuegos pueden ser el arte más bello de todos es por esa simple adición que cualquier otro medio no logra: en los videojuegos somos el héroe, en los videojuegos la meta se alcanza o el héroe falla, y  ese gran parecido con la vida real no es coincidencia.


Y así queridos compañeros gamers es como David, Rosa, Carlos y mi persona hemos vivido la experiencia de ser UN GAMER. Todavía nos queda mucho por vivir, juegos y consolas que esperamos con ansías, pero no olvidemos que estos deben ser momentos para compartir y disfrutar sanamente, que nos logre unir y no separar, recuerden que para “gustos…colores”, así que respetemos ya que para eso existe la variedad, nadie esta obligado a gustar lo mismo que tu, mas bien busquen juegos para que todos disfruten sin buscar incomodidades, mantengamos todo sano como dicen.
Queremos conocer tu historia también, así que no dudes en compartirla.

Espero que te gustara el artículo, hasta la próxima!

***
Valería Castro (Batwoman) - Bachiller en diseño publicitario. Amante de los cómics, videojuegos, dibujar y estar con los amigos. Responsable de la sección de Dc en la pantalla en  DC League CR. Escritora nuestra sección Zona Geek de la Revista Level Up

[Editorial] Crecer jugando: la experiencia de una vida como gamer Reviewed by Loki on 9/12/2016 Rating: 5 Por Valeria Castro La experiencia de un videojugador -o gamer como se le conoce en inglés-, podemos definirla fácilmente como el...

No hay comentarios:

Siempre es un honor tenerte por acá. Gracias por compartir tu opinión con nosotros.