[Análisis] Uncharted 4: La obra cumbre de Naughty Dog... - Revista Level Up

728x90 AdSpace

Trending
martes, mayo 10, 2016

[Análisis] Uncharted 4: La obra cumbre de Naughty Dog...

Por Pablo Vargas.

Antes de empezar, vayamos al final: ¿Es Uncharted 4 lo mejor que ha creado Naughty Dog? Sí. ¿Mejor aún que Uncharted 2? Sí. ¿Por encima de The Last of Us? Sí. Veinticinco horas después de haber iniciado nuestra travesía, no me queda la mejor duda de que Uncharted 4 es la consagración de Naughty Dog como una de las compañías más imponentes que existen actualmente en la industria de los videojuegos. Justo cuando pensaba que una experiencia madura y de peso como lo fue The Last of Us era algo insuperable para la compañía, o que el torbellino de emociones y aventura a raudales que nos brindó Uncharted 2 iban a ser los parámetros de comparación que pesarían sobre la cuarta producción de la saga, Uncharted 4: A Thieft End ha borrado todos los precedentes que regían sobre la compañía norteamericana, toma lo de mejor de ambas producciones y ha vuelto a establecer un antes y un después que pesará por mucho tiempo -o hasta que ellos quieran volver a romperlo-, sobre la forma de contar grandes historias cargadas de emociones y adrenalina pura, esas que conectan con sus seguidores desde la primera cinemática y nos mantiene pegados al control hasta la última línea de sus créditos.


No creo que haya un solo seguidor de la saga que no este jugando en este momento la que será la última aventura de Nathan Drake. Y es lo mejor que pueden hacer. Cada minuto, hora y año de espera finalmente ha valido la pena. Es por ello, que antes de empezar, hemos ido al final. Porque si existía un atisbo de dudas sobre la nueva producción de Naughty Dog, no es necesario mantenerla en ascuas. Uncharted 4 es el juego que sus seguidores siempre soñaron. Si aún no lo han comprado, les invitó acompañarme en esta hermosa despedida que es Uncharted 4, y de paso, dejarnos en comentarios su momento favorito de la saga -o en el fan page de Revista Level Up-, para participar en el sorteo de una copia del juego para PlayStation 4, cortesía de nuestros amigos de TicoElectrox, para que también puedan disfrutarlo tanto como lo hemos hecho nosotros. Si ya lo tienen en sus manos, no corran a terminarlo. Como el buen vino, a Uncharted 4 hay que disfrutarlo despacio. Es la mejor manera de agradecer el cariño y esmero que han puesto sus creadores para darle a su saga estrella la más sublime de las despedidas.


Uncharted 4: La evolución natural de una gran saga



Si algo ha logrado hacer Naughty Dog a lo largo de más de treinta años, y principalmente en esta nueva entrega de la saga del legendario ladrón de tesoros, es entender a la perfección a sus jugadores al brindarles una historia madura con la cuál sentirse profundamente identificados. Esos que les han seguido religiosamente a lo largo de 21 años desde la primera aparición del intrépido marsupial pelirrojo -atención a los easter-eggs presentes en el juego que sacarán más de una sonrisa a los veteranos de la saga-, pasando por las épicas aventuras de Jack&Dexter, hasta llegar al tren de emociones que ha sido Uncharted, sin olvidar la que hasta hace 20 horas era su obra maestra, The Last of Us.



Naughty Dog sabe que sus jugadores han madurado. Ya no somos los niños (as) de 10 años sentados frente al televisor. Hoy, la mayoría de sus seguidores de antaño ha cambiado las dosis de adrenalina y fines de semana completos de aventura por horas de estudio, trabajo y esfuerzo para comprar cada juego. Han sustituido los controles de PlayStation por hojas de Excel para presupuestos, madrugadas cargadas de puzzles y secretos por descubrir por escasas horas de juego a la semana para ir sacando de a pocos un backlog de títulos del 2013 que se espera completar antes del 2020. Sin embargo, a pesar de los cambios y las etapas quemadas, las ansias de aventura siguen presentes en el alma. Y ahí es donde Uncharted 4 conecta con nosotros desde el primer minuto. 


Nathan Drake, el perspicaz aventurero que recorrió el mundo en búsqueda de sus más profundos tesoros, el intrépido explorador que fue capaz que enterrar en el mar la maldición de El Dorado, encontrar la ciudad perdida de Shambhala, o sobrevivir el desierto de Rub’ al Kahli es ahora uno de nosotros. Un tipo que paga cuentas, tiene un trabajo estable, ama su familia y no tiene presiones para llegar a fin de mes. Uno que sigue soñando con grandes tesoros y un mundo cargado de aventuras. Drake ha pasado de explorar cada rincón del orbe a leer noticias, marcar tarjeta y llegar a su casa a mirar sus trofeos con nostalgia y recuerdo. El inexpugnable Nathan es ahora un hombre de mediana edad que vive de glorias pasadas y que sueña con lanzarse una vez más al vacío para sentirse vivo. Porque de la misma manera en que el prólogo de The Last Us nos engancha emocionalmente con la tragedia de Joel, Uncharted 4 nos reconecta con Drake su añoranza de ese "último gran golpe". 


Un cocktail de emociones que termina por concretarse cuando su hermano mayor -Sam-, reaparece para mostrarle a Nathan a todo lo que su hermano "ha renunciado", y darle la oportunidad de regresar por la puerta grande, cuando  este le anuncia que el tesoro que buscaron desde niños se encuentra en la punta de sus manos, en un recóndito paraje en el que Henry Avery, el despiadado pirata que aterrorizó los siete mares, depositó todas sus riquezas al fundar Libertalia, la ciudad pérdida de los corsarios. Colocándole en una encrucijada entre el amor por su familia o el amor por su sangre. Esa vertiente emocional es tan solo el punto de partida en un título que ha sabido tomar lo mejor del guión de The Last of Us -personajes maduros, diálogos y emociones genuinas- e inyectarle toda la adrenalina -en doble dosis-, que tenía Uncharted 2 al ritmo de una historia que inicia de forma impresionante y se mantiene en su nota más alta a través de cada uno de los tiroteos, persecuciones, batallas campales, explosiones, misterios y decenas de horas exploración -que las hay a raudales-, para complementarse de forma magistral con un apartado gráfico de antología que nos ha dejado en más de una ocasión sin aliento y sin palabras, siendo su mayor virtud una recreación ultradetallada que saca el mayor provecho del apartado gráfico para ofrecer una experiencia casi fotográfica que nos sorprenderá en más de una ocasión completamente perplejos ante la belleza del mundo que nos rodea, mientras llueven las balas a diestra y siniestra. 


Naughty Dog: el amor por los detalles



Naughty Dog siempre se ha caracterizado por el esmero puesto en cada una de sus producciones. Desde el primer Crash Bandicoot hasta The Last of Us, Druckmann y compañía han cargado cada uno de sus títulos con un inconmensurable amor por los pequeños detalles que nos hacen sentir parte de un mundo que se aleja de los códigos binarios que forman cada pixel, para sumergirnos en su entorno y percibir lo que esta frente a nosotros como real. Uncharted 4 no es la excepción a la regla. Al contrario, esta nueva entrega se aleja de todo lo antes visto en la compañía y la industria -Rockstar Games y CD Projeckt RED como las grandes excepciones-, para dotar el mundo de Uncharted 4 de un realismo que hace 10 años era considerado como alucinante. Basta ver una simple escena de stand-by de los personajes en el 4x4 para darse cuenta del nivel de profundidad, mimo y detalle al que ha llegado la compañía norteamericana para hacernos parte de su mundo, tanto en la recreación de sus entornos como en un remozado sistema de combate -que se siente mucho más fluido e intuitivo que las versiones anteriores de la saga-, con reacciones más naturales, ofreciendo pequeños detalles como los cambios en las facciones del personaje al iniciar un combate cuerpo a cuerpo o sus diferentes respuestas físicas al encontrarse atrincherado en un tiroteo a mansalva, que pasaran posiblemente a segundo plano ante el frenético ritmo de batalla, pero que serán una experiencia exquisita el visualizar el cuidado y empeño que ha puesto Naughty Dog en cada animación, disparo, explosiones y nuevos movimientos especiales incorporados en el juego.


Cosas tan ínfimas como que Sam y Sullivan traten de aferrarse de diferentes formas al subir un terreno empinado en el Jeep, que Nathan remueva el arma de su mano derecha y la pase a la izquierda al subirse al vehículo, tener que dar vueltas alrededor de un árbol en una dirección para enganchar el winch del 4x4 y recorrerla en la contraria para safarlo, la caída de piedras sobre el borde del camino al avanzar en el vehículo, el movimiento de la luz sobre los retrovisores, las fluidas y realistas animaciones de los NPC's al subirse y bajar del 4x4 -nunca dos iguales-, ver el galón de gasolina en la parte de atrás del vehículo saltando y cayendo en sinfonía con la mecánica de físicas es simplemente alucinante y sirve apenas de referencia del aprecio y respeto que la compañía tiene por sus jugadores, al entregar un título que en su versión sin parche de correcciones ha sido cuidado como paño de oro y en el que la estética es simplemente impecable y en los que resulta realmente alucinante la forma en que las partículas de polvo se reflejan en un halo de luz que se cola entre las ramas de un imponente árbol de unos dos siglos de antigüedad, misma sensación que se repite al ver como el movimiento del agua en un simple charco es tan clara y transparente que dan ganas de beber de ella o al contrario un suelo completamente empantanado en el que el barro -nunca el lodo se vio tan hermoso-, se adhiere de forma natural a la ropa de nuestro personaje ante el simple roce contra una pared. 


Para ello, la experiencia casi cinematográfica que se reproducía en sus escenas pre-grabadas, ha sido trasladado efectivamente al mundo en el desarrolla nuestra aventura, en escenas in-game tan particulares que convierten el título en un verdadero espectáculo para aquellos que amamos los pequeños detalles en el octavo arte. Desde los exorbitantes mapas de ciudades del tercer mundo que se alejan de los escenarios pasilleros -sin llegar a ser un sandbox o mundo abierto-, hasta el diseño de los entornos rurales que caracterizan la ambientación de la saga, Uncharted nos brinda un apartado gráfico de antología como no se ha visto antes en una consola, alejando todos nuestros miedos sobre si el juego se había desarrollado o no nativamente en la PS4 o lo que habíamos presenciado en los trailers era el titulo corriendo en la hipotética PS4K, se diseminan desde la primera escena en alta mar para dar paso a una enorme satisfacción y asombro, que no hace más que crecer conforme avanza nuestra aventura. 


Todo esto condimentado en una espectacular banda sonora que mantiene el ritmo adecuado de las emociones en cada acorde, cuyo apartado de actores de doblaje es de lo más alto, a través de un Nolan North (Nathan Drake) en estado de gracia y una actuación pletórica de Troy Baker (Sam Drake) que se percibe de forma natural, aportando a la ambientación del juego al mantenernos siempre interesados sobre el destino de sus personajes y que se complementa a la perfección con el trabajo de Richard McGonagle (Victor Sullivan) y Emily Rose (Elena Fisher) que no desentonan en ningún momento y mantienen al jugador completamente compenetrado con cada una de las emociones presentes en la pantalla.

Esto mismo se repite en el doblaje latinoamericano que encabezado por Leto Dugatkin  como Nathan que ha logrado que en más de una ocasión grabemos, carguemos, cambiemos idioma y escuchemos como lo desborda su personaje, llegando a jugar algunos tramos sin cambiar el idioma, dibujando más de una sonrisa de satisfacción al escuchar a Nathan en su versión latina. Y eso es un punto increíblemente alto que vale la pena destacar, porque no solo han logrado mantener la esencia del personaje sin perder una pizca de personalidad, sino que le han dado un valor agregado a una producción de este calibre -la idea de jugar un título doblado a nuestro idioma antes era una locura,-, al mantenerse a la altura de todo el ritmo de juego -especialmente en las escenas de mayor intensidad dramática-, haciendo propio el personaje sin que sintamos en ningún momento lo que adolecen otras producciones al cambiar de idioma, lo que denota nuevamente el afán de la compañía en cuidar hasta el más ínfimo de los detalles y la proyección hacia nuestra región. 

Veredicto final: ¿Es Uncharted 4 la obra maestra de Naughty Dog?


A estas alturas del partido, no hay título que no tenga defectos. Ni Uncharted 4. Ni Ocarina of Time. Ni Grim Fandango. Pequeños, pero los tienen. Situaciones curiosas como la notable ausencia de una mayor cantidad de puzzles que habían sido característicos de las primeras entregas de la saga, en los que era común tener que resolver una buena cantidad de acertijos que si bien es cierto no eran muy difíciles, daban un valor agregado al título, que ahora que adolece este apartado en su dinámica de juego.


Aunque sí es de alabar que el título no pierde ritmo en las escenas de mayor libertad en los escenarios, gracias a un acertado diseño de niveles que logra por fin agregar ese puntillazo de "justificación" de exploración que Uncharted no había sabido aprovechar en el pasado, y que en esta ocasión ha brindado una razón detrás de cada tesoro, anotaciones de bitácora y coleccionables que dotan al juego de conversaciones adicionales que nos permiten conocer más sobre el pasado de Henry Avery, o adentrarnos más en el fuerte vínculo existente entre Nathan y Sam que refuerza la naturaleza de sus acciones y nos permite un amplia variedad de horas de exploración que pueden convertir las 25 horas de juegos promedio en unas 30 o 40 horas al recorrer hasta el último de los rincones del mundo que han diseñado en Naughty Dog.


En la valoración final, estos dos pequeños detalles no pesan al final lo suficiente para castigar la nueva producción de Naugthy Dog que compensa con esmero y cariño en los detalles, su amor por el octavo arte y refleja en una poderosa historia -en la que hay tiempo para los abrazos, las lágrimas y las despedidas-, el respeto que tiene por sus jugadores. Una obra maestra con todas sus letras que nos regala esa "última gran aventura" que llevábamos años esperando, para darle a uno de los personajes más carismáticos que haya tenido PlayStation la despedida que se merece. Un despedida que al final del camino deja esa sensación de vacío ante la partido de uno amigo que extrañaremos en gran manera, pero que nunca jamás olvidaremos. Porque a final del camino eso es lo que es Uncharted 4. Una despedida por todo lo alto. La más hermosa de las despedidas. Y no podríamos estar más que agradecidos. Por todo. Por tanto...

Lo bueno


+ Toma lo mejor del guión de The Last of Us y la adrenalina pura de Uncharted 2 para darnos la obra cumbre de Naughty Dog
+ Una historia que conecta con sus seguidores desde la primera cinemática y nos mantiene pegados al control hasta la última línea de sus créditos.
+ Nolan North (Nathan Drake) en estado de gracia y una actuación de Troy Baker (Sam Drake) pletórica nos regala una de las parejas de hermanos más grandes que ha tenido el octavo arte. La versión de Leto Dugatkin (Nathan) es impresionante, mantiene al tope la esencia de su personaje en un trabajo inconmensurable.
+ La recreación ultradetallada que saca el mayor provecho de un apartado gráfico de antología; nunca el barro se vio tan hermoso.
+ Un ritmo de juego alucinante, la última gran aventura que los fans habían estado esperando.
+ Una despedida por todo lo alto. La más hermosa de las despedidas

Lo malo



- Se extraña la buena dosis de puzzles de antaño que había en sus anteriores entregas, pero la ausencia de estos no afectan el ritmo de la historia.

***
Pablo Vargas - Escritor. Ingeniero industrial. Director y fundador de Level Up. Autor de la novela “El Hombre de la Rosa Negra” (ULACIT, 2009), el microrrelato “Un café para celebrar” (Editorial Costa Rica 2012) y el blog "Rincón de un escritor". Actualmente se encuentra trabajando en su nueva producción "Nueve minutos para la media noche" y escribe regularmente en los blogs de la casa de 89decibeles.
[Análisis] Uncharted 4: La obra cumbre de Naughty Dog... Reviewed by Pablo Vargas on 5/10/2016 Rating: 5 Por Pablo Vargas. Antes de empezar, vayamos al final: ¿Es Uncharted 4 lo mejor que ha creado Naughty Dog ? Sí. ¿Mejor aún que Uncha...

2 comentarios:

  1. Uff en la parte que Natham salta del avión y todo a su alrededor explota, para salvar al compañero (que olvidé el nombre :v) y el épico aterrizaje en el desierto

    ResponderEliminar
  2. El inicio del Uncharted 2 nunca lo olvidaré!! Muy bueno!! Ya deseo jugar este nuevo capitulo!!

    ResponderEliminar

Siempre es un honor tenerte por acá. Gracias por compartir tu opinión con nosotros.