[Análisis] Assassin's Creed Chronicles: China (PS4, PS3, Xbox One, Xbox 360 y PC) - Revista Level Up

728x90 AdSpace

Trending
miércoles, abril 22, 2015

[Análisis] Assassin's Creed Chronicles: China (PS4, PS3, Xbox One, Xbox 360 y PC)

Por Pablo Vargas.

Tras años de espera y ruegos de sus fans, por fin Ubisoft ha decidido dejar de un lado el mediterráneo y el caribe para centrar su nueva entrega de Assassin's Creed en el misterioso y añorado territorio oriental a través de Assasin's Creed Chronicles: China, la primera entrega de la trilogía que nos llevará a recorrer la India, Rusia y China para revivir el colapso de la Dinastía Ming, la entrada en la guerra del Imperio Sij y las repercusiones de la revolución de Octubre Rojo tras la intervención de los asesinos y templarios en estos conflictos históricos.  

No obstante, para desilusión o alegría de algunos fans, la formula tradicional de la saga estrella de Ubisoft ha sido cambiada radicalmente para ofrecer un producto bastante fresco que recuerda mucho el legado de The Mark of the Ninja, pero que también bebe de sus experiencias en side-scroll para las versiones portátiles del Nintendo DS y dispositivos móviles, pero agregando un sistema muy similar de profundidad al utilizado por Dynamighty en Counterspy, generando un juego que se mantiene al altura de la industria gracias a un acabado final que sorprende por su aspecto visual y las mezcla exacta de acción y sigilo que generan los dosis perfectas de adrenalina para disfrutar un título de este tipo y que hoy repasamos en nuestro primer contacto con esta nueva producción.



La travesía de Shao Jun...


Como su nombre lo indica, Assassin's Creed Chronicles: China nos ubica en el contexto de la nación oriental durante el siglo XVI, en el cuál el recientemente nombrado Emperador Jiajing instigó una repentina y brutal purga de todos aquellos a los que consideraba peligrosos para mantener su nuevo trono, incluyendo a la Hermandad China de Assassin's, en la cuál destaca una joven Shao Jun, que viajó al Oeste para completar su entrenamiento bajo la tutela del legendario Ezio Auditore -hechos narrados en el corto Assassin's Creed: Embers-, para volver después a su hogar con la firme determinación de restaurar la hermandad de asesinos tras ser exterminados de la región.


Ahí es donde inicia nuestra travesía. Capturados por Gao Feng, fiel protector del Emperador Jiajing, debemos encontrar a nuestro informante en las cárceles de la ciudad para posteriormente dar caza a cada uno de los integrantes de la mítica Orden del Tigre, responsables de la masacre de sus hermanos y por los cuales Shao Jun ha jurado cobrar venganza. Para ello el juego, desde sus primeros niveles, nos dota de una combinación de armas letales y equipamiento entre los que destacan un afilado y ligero jian, una hoja oculta en sus botas, además de los tradicionales dardos de cuerda y dagas, que deberemos integrar a nuestras habilidades naturales de asesinos: la cautela y el aprovechamiento de las sombras para llevar acabo nuestros objetivos.


Y es que la primera entrega de esta nueva trilogía parece sacar el máximo provecho a su motor gráfico y su diseño 2.5 para brindar una experiencia de sigilo que se encuentra a la altura de otras obras de su género, esto gracias a un diseño bastante acertado de extensos escenarios plagados de soldados siempre alertas, perros enjaulados que llaman la atención de los guardianes y suelos de madera resquebrajadizos que obligan a hacer uso de la planificación de cada movimiento antes de dar el siguiente paso. 


El sigilo: nuestro mejor aliado


No podemos negar que la saga de Assassin's Creed ha sentado sus bases en la correcta ejecución de las mecánicas de sigilo, la realidad es que la mayoría de sus producciones hacen más hincapié en el combate cuerpo a cuerpo, por encima de la estrategia de pasar desapercibidos, algo que esta nueva entrega revierte de forma bastante interesante, obligando casi al jugador a planificar bien sus movimientos antes de optar por un combate abierto, algo que se ve recompensado en su sistema de medallas y habilidades -similar al empleado por Ubisoft en Splinter Cell: Blacklist-, que recuenta los puntos de sigilo obtenidos en cada nivel (pasar sin ser vistos, no muertes y cero alarmas) para mejorar las habilidades Shao Jun y poder encarar con más opciones estratégicas nuestros retos. 


Sin embargo, es importante aclarar que el juego no limita al jugador a recurrir al sigilo, la opción de ir a lo Expendables está siempre disponible para quien prefiera el avance brutal y sangriento para completar por cada nivel, algo que es divertido gracias a las pulidas animaciones de Shao Jun en los movimientos de ejecución que son enseñados en el juego por el mismo Ezio Auditore, pero que evidentemente no han sido diseñados como el fuerte del juego, pero sin llegar a negar la posibilidad en algunos momentos del juego de dar rienda suelta el implacable estilo de O-Ren Ishii.


No obstante, el hecho de optar por el sigilo y la infiltración no facilitará tampoco las cosas, ya que deberemos de armarnos de paciencia, eligiendo muy bien nuestros movimientos y usando el entorno a nuestro favor para ocultar los cuerpos o cambiar rápidamente de un escondite a otro sin llamar la atención de los guardas que tienen un campo de visión muy similar al que veíamos en Commandos: Behind Enemy Lines que podemos usar a nuestro favor pero que varía mucho dependiendo de cada situación, por lo que no hay una sola forma de sobrellevar la situación y deberemos analizar muy bien sus rutas y movimientos antes de dar el siguiente paso.


Todo esto sin dejar de lado un acabado visual que luce espectacular en cada uno de los rincones del juego que recorremos en nuestra travesía y que retrata de forma magistral las localizaciones más hermosas de la China del siglo XVI, entre ellas las misteriosas Grutas de Maijishan, el brillante Puerto de Macao, la legendaria Ciudad Prohibida o la mítica Gran Muralla, como si de un lienzo trazado en acuarela se tratase, encantando a la vista y siendo acompañado por una banda sonora que se mantiene a la altura de lo narrado.

La mancha en la camisa blanca


Ahora, no todo es color de rosa en esta nueva entrega. Dejando de lado que no es Assassin's Creed que muchos fans de la saga esperarían y que no se necesita un PS4, Xbox One o PC de alto nivel para correr el juego -perfectamente podría haber salido para el New 3DS o PS Vita-, nos encontramos con una dificultad que empaña ligeramente la experiencia, principalmente por una inteligencia artificial prácticamente nula que presenta fallos como el campo de visión de los guardas que no ve más allá de cierta distancia, el supuesto de que mientras dos guardianes hablan entre ellos "somos invisibles" a menos de un metro de ambos, o que estos no pueden seguirnos a ciertas partes del escenario, factores que claramente obedecen a limitaciones del estilo 2.5 escogido para el diseño del juego.


Esto se suma a la negativa de permitirnos lanzar un cuerpo al vacío -como aplicaría la lógica al estar junto a un abismo-, y tener que esconderlo de forma obligatoria en las opciones que da el escenario, así como la irregularidad argumental de no poder hacer un asesinato doble -marca de la casa y técnica maestra de Auditore que es el mentor de Shao Jun-, o algunos puzzles que no requieren una elevada concentración, así como también la baja dificultad que nos presenta el juego en algunos momentos, aunque la misma intente compensar en sus tramos finales, la realidad es que no supone un verdadero reto a los más curtidos en el género.


No obstante, sería mezquino de nuestra parque señalar que estos pequeños defectos hayan manchado de forma definitiva la experiencia entorno al juego, porque al contrario, es interesante como a pesar de estas limitaciones el título logra capturar con su ambientación y particular historia de vendetta personal que lleva a cabo Shao Jun en su camino y que conllevaría al colapso de la Dinastía Ming en el viejo oriente. 


Al final del camino...


Si bien es cierto a lo largo de los últimos años hemos criticado que Ubisoft ha llegado niveles de sobre-explotación en sus sagas que rayan en el proxenetismo -siendo Assassin's Creed Unity el ejemplo más reciente-, la misma ha sido capaz de regalarnos obras hermosas como Valiant Hearts: The Great War y Child of Light que se han ganado con méritos propios su estrella, gracias a sus ambientaciones bien logradas, mecánicas de juego interesantes y conmovedores historias que dejan huella en sus fans y se convierten en grandes joyas del octavo arte.

Lamentablemente, queda una leve impresión de que Ubisoft quiso nuevamente acelerar las cosas y que con un poco más de dedicación estaríamos hablando de una obra cumbre en su género, pero asimismo debemos reconocer que nos encontramos ante un título que logra sobrellevar sus debilidades de buena manera y que al final logra ofrecer una experiencia de juego bastante gratificante para los amantes del sigilo y la infiltración, así como también para aquellos que aman los juegos de época -vale la pena sacar el rato para leer cada documento encontrado en nuestra aventura-, otorgando al final del camino un título que pese a sus errores, logra sacar la cara y presentar una obra a altura de su género.

Lo bueno

+ Las mecánicas de sigilo e infiltración se mantienen a la altura del género.
+ El 2.5 dota al juego de una experiencia gratificante y diferente para propios y extraños de la saga.
+ La ambientación del juego cumple con creces, especialmente en su acabado visual.
+ Los personajes principales serán un gran aliciente para los fieles seguidores de la saga.
+ Recomendado para aquellos que disfrutaron The Mark of Ninja, Child of Light y CounterSpy.

Lo malo

- La IA del juego no supone un gran reto para los más experimentados en el género.
- En algunos momentos el juego se vuelve bastante repetitivo en sus mecánicas.
- Podría ser una gran decepción para los que buscaban ver un Assassin's Creed en Oriente y en 3D.
- No lo recomendamos para los que gustan de ir en los juegos a lo Kill Bill.

***
Pablo Vargas - Escritor. Ingeniero industrial. Director y fundador de la revista digital Level Up. Autor de la novela “El Hombre de la Rosa Negra” (ULACIT, 2009), el microrrelato “Un café para celebrar” (Editorial Costa Rica 2012) y el blog "Rincón de un escritor". Actualmente se encuentra trabajando en su nueva producción "Nueve minutos para la media noche" y escribe regularmente en los blogs de la casa de 89decibeles.
[Análisis] Assassin's Creed Chronicles: China (PS4, PS3, Xbox One, Xbox 360 y PC) Reviewed by Pablo Vargas on 4/22/2015 Rating: 5 Por Pablo Vargas . Tras años de espera y ruegos de sus fans, por fin Ubisoft ha decidido dejar de un lado el mediterráneo y e...

1 comentario:

  1. Tengo una duda. hace rato que quiero jugar este juego, por lo tanto he intentado comprarlo en la PS Store y simplemente no me aparece... ¿algún consejo?. Saludos.

    ResponderEliminar

Siempre es un honor tenerte por acá. Gracias por compartir tu opinión con nosotros.